¿Compañeros de oficina insoportables?

oficina1

Es verdad que es muy difícil tener verdaderos amigos en el trabajo, porque por lo general siempre existirá cierto ambiente de competitividad, aunque se puede dar el caso y hacer mucho más llevadera tu vida. Si trabajas en una oficina, pasarás hasta más de 8 horas con las mismas personas, y si estas personas no te simpatizan, sentirás que estas horas son eternas.

Aquí te indicamos algunos trucos para lidiar con esos compañeros insoportables, pesados o tóxicos en una oficina, sin terminar haciendo enemigos ni dejar que te manipulen a su antojo:

Si tienes compañeros:

Machistas

Estos suelen ser los que más molestan a una mujer profesional, se detectan al instante por su preferencia en los varones a la hora de asignar trabajos importantes. Por lo que, para una mujer, tener un jefe así puede llegar a ser desesperante, y si ella es la jefa, la cosa empeora.

Estos hombres suelen poner apodos cariñosos, paternales o juguetones a las mujeres de la oficina, evita que hagan esto contigo y no utilices tus armas femeninas (coqueteo) con ellos por ningún motivo, sólo así te tomaran en serio. No les des confianza, y mantén tu distancia para que no tengan para ti actitudes paternalistas o de conquistadores.

Sabelotodos

Son aquellos que ante cualquier tema, siempre darán su opinión como la más válida y trataran de demostrar que son los mejore, además de que hablan demasiado o de manera muy técnica para decir cosas que podrían explicarse con una sola frase.

En este caso, si se trata de alguien que verdaderamente sabe de todo, bastará con que le demuestres que valoras su opinión y así se tranquilizara; pero, si sólo simula ser un experto, no trates de corregirlo en público, sólo agradécele y dale alguna excusa para salir de la habitación y así evitar su conversación, que sólo te quitará tiempo.

Chismosos

Es normal que en todo grupo de personas corran rumores, pero hay personas que suelen vivir coleccionando (y esparciendo) chismes, que pueden convertir cualquier ambiente en un nido de víboras.

Si hay una de estas personas en tu oficina, evita darle información sobre tu vida privada y tampoco le pidas que te cuente cosas sobre tus colegas. En cuanto comience con alguno de sus chismes, muéstrate siempre neutral, no des señales de estar de su lado o del lado de la “victima”.

En otra ocasión continuaremos con este tema..

Imagen vía: Oficines