negocio sin dinero

Crea tu propio Negocio con Poca Inversión

Si tal como lo leíste tu que eres una mujer que piensas que no puedes iniciar un negocio rentable, por que no tienes una inversión suficiente alta para crearlo, aquí te presentamos 3 ideas básicas para iniciar tu propio negocio y puedes hacerlo con poco o sin nada de dinero:Continue reading

Las recetas de cocina son una actividad que llena todos los años miles de páginas de libros, revistas y sitios web. Parece que nunca se acabarán la imaginación para realizar nuevas creaciones. En el mundo de la repostería la imaginación ha llegado a límites que hace tan solo unos años no se podían ni siquiera plantearse.

 

Con la llegada de nuevas herramientas y técnicas de decoración, así como nuevos productos comestibles, se realizan pasteles con formas inverosímiles, en muchas ocasiones asombrosas, en las que se crean verdaderas obras de arte que imitan a la perfección texturas, colores y materiales con los que se cubren tableros enteros en espera de ser servidos y presentar su verdadera y dulce naturaleza.

 

Incluso se han creado programas de televisión con relativo éxito que muestra la forma de trabajar que tienen algunos reposteros artesanos, ya que los resultados más espectaculares se realizan a mano, pues solo la destreza de un pastelero experto puede conseguir el efecto que se busca.

 

Desde balones de fútbol hasta rascacielos que se elevan metros por encima del suelo, pasando por escenas de cine y televisión o personajes de dibujos animados, en el mundo de la repostería actual la imaginación es el único límite, pues con la llegada de los aerógrafos y las tintas comestibles, incluso se puede dar un aspecto metálico a una capa de merengue. Es muy probable que en alguna ocasión haya tenido la oportunidad de ver alguna de estas obras y ni siquiera se haya dado cuenta de que se trata de pasteles pues las técnicas han llegado a un nivel de perfección que en ocasiones incluso pasan desapercibidos por el grado de realismo que muestran. Lo ideal es estar muy atentos y dejar que el pastelero nos sirva una porción, pues igual si nos servimos nosotros acabamos por comernos un trozo de la caja…

Cuando un estudiante de hostelería decide especializarse en la elaboración de pasteles, no hay ninguna duda de que sueña con una cosa: hacer algún día pasteles de boda. Pero hasta que ese día llegue en algún momento, se debe preparar convenientemente, buscando su estilo y aprendiendo a realizar elaboraciones más simples para poder ir acostumbrándose al mundo de la repostería, pues es evidente que no es lo mismo hacer una docena de magdalenas para uno mismo que llegar a fabricar casi en serie todo tipo de dulces, como pastas, galletas, pasteles y bizcochos con la maestría y el toque que solo un profesional puede darle.

 

Después de tamizar kilos y kilos de harina, de mezclar y batir cientos de docenas de huevos y de ver como un simple bizcocho se convierte en toda una obra de arte, el aprendiz de reportero qye realmente sienta la profesión se dará cuenta de que lo máximo a lo que puede aspirar un pastelero no es a realizar una tarta de boda por muy espectacular y gigantesca que sea. Lo realmente importante, lo que de verdad le da sentido a este profesión, es el hecho de que alguien pruebe una de sus creaciones y puede apreciarse en su cara que está disfrutando del momento, que el bizcocho, la pasta o la galleta, por muy sencilla que pueda parecer, en ese momento está dejando en el paladar una sensación de que no hay en el mundo nada más delicioso. Esa es una sensación que muy pocos consiguen ver en la cara de sus clientes, pero sin duda merece la pena todo el esfuerzo que se realiza si algún día se puede sentir esa sensación por parte de alguien que haya degustado alguna de sus creaciones. Esa es la verdadera esencia de lo que se aspira cuando alguien decide ser pastelero.